Sabemos que a muchos y muchas cuando bajan las temperaturas y cambiamos la ropa de verano por los abrigos de lana, nos entra el estado de letargo y ya no hay quién nos mueva hasta que recuperemos los días de sol y suban los grados del termómetro. Sin embargo, si te gusta moverte y te animas a no quedarte en casa, pese al frio, frente al sofá, perdido en tus pensamientos más sombríos, te vamos a animar a aprovechar el invierno y visitar lugares que tienen precios muy interesantes y que son oportunidades únicas para viajar. Si en verano los precios se disparan en estos destinos, ahora, es una oportunidad al alcance de todos.

El invierno es una época muy interesante para visitar lugares cercanos, pero también más lejanos, con menos aglomeración y con unas ofertas mucho más interesantes. De hecho, cada vez más españoles, hacemos un parón en los meses de inverno para escaparse unos días y recargar las pilas.

¿Dónde viajar en invierno?

Te proponemos cinco destinos que, en otras épocas, están llenos, son caros y en los que posiblemente si vas en temporada alta, no puedas disfrutar de las muchas alternativas que ahora te vamos a contar. Atrévete a moverte también en invierno.

Túnez

Posiblemente nos encontremos con un destino que, aunque recibe mayor número de turistas en verano, es mucho más recomendable en inverno. Al ser un país cálido, pese a que bajan las temperaturas durante el invierno, permite que realicemos un viaje agradable, sin saturación de turistas, con precios más económicos y pudiendo conocer sus mercados y el desierto de una forma más tranquila. Su gastronomía y sus tradiciones nos permiten disfrutar de unos escenarios únicos en cualquier época del año. Lo mismo ocurre con el Egipto. Descubrir los colores del desierto y de su gastronomía en estos meses de más frio es muy recomendable, ya que los precios están realmente bajos.

Costa del Sol

Muchas veces cuando acudimos a la costa del Sol en temporada alta nos encontramos con unos precios prohibitivos que nos obligan a elegir los hoteles de menor categoría o con los servicios más sencillos. Visitar esta costa y alojarnos en hoteles de cinco estrellas, hoteles boutique, con spa y servicios extras de restauración, es una experiencia diferente. Para celebrar un aniversario, para pasar el fin de año, o el día de los enamorados, puede ser una escapada muy recomendable. Si el tiempo no acompaña el viaje, siempre podemos disfrutar de las piscinas climatizas o del spa de nuestro hotel y visitar, algo que es muy recomendable, la belleza de estos pueblos blancos, que no solemos hacer cuando vamos buscando solo el sol.

Salou

Posiblemente se haya convertido en un destino de la costa catalana que, debido a las visitas de turistas al Parque de Port Aventura, haya dificultado que, muchos de los que antes disfrutábamos de la belleza de sus pueblos y lo espectacular de su restauración, hayamos evitado hacerlo cuando la costa se llena de gente. Por eso es interesante visitar Salou y el resto de pueblos que lo rodean durante estos meses de menos avalancha de gente. Sus restaurantes están abiertos y merece la pena disfrutar de su gastronomía y sus vistas. Mezclarse con sus lugareños y conocer el origen de estos pueblos de pescadores que, en otros momentos es más difícil reconocer.

Mallorca

Esta isla siempre nos permite descubrir lugares únicos y diferentes en cada época del año. En invierno Mallorca nos deja adentrarnos sin dificultad en Palma y descubrir su casco histórico y sus calles. Su animada vida nocturna y cultural. La oferta gastronómica es inmensa y variada y, las posibilidades, infinitas. Hoteles modernos para los más urbanitas o espacios más rurales para los que prefieran la naturaleza. La playa en Mallorca lo baña todo, pero la montaña es espectacular y merece la pena perdernos en ella. La isla sorprende al visitante en cualquier estación. El invierno es una época muy recomendable para desplazarnos hasta allí, para viajar y encontramos con su centro de gravedad.

 

Tenerife

Viajar a Canarias es invierno es un placer porque lo normal es encontrarnos con unas temperaturas más cálidas e incluso la posibilidad, si tenemos suerte, de bañarnos en la playa. Pero debemos comenzar nuestro viaje a Tenerife sabiendo que las visitas a los pueblos del norte, como la Orotava o la Laguna, o subir a las cañadas del Teide, son ya planes de mucho valor que podemos hacer en invierno con mucha más calma, sin tantos turistas y con la belleza del color verde en las montañas. Elegir el norte o el sur de la isla es diferente, ya que elegir una opción u otra, marcará un tipo de viaje. Canarias, y Tenerife, en invierno, acoge una de sus fiestas más importante: el Carnaval, que comienza a poner los motores en marcha desde finales de enero. Si estás allí en esa época sentirás una isla que vive y late para disfrutar del color. ¡Eso, sí, prohibido ir sin disfraz!