Andorra es uno de los países más bellos en las proximidades de España, contando con una extensión total de 468 km2. Su situación estratégica en los Pirineos hace que el clima sea perfecto para esquiar, contando con una óptima calidad de nieve durante la época de invierno.

Las pendientes de las montañas en Andorra son perfectas para la práctica de deporte, permitiendo al usuario realizar descensos en función de la complejidad que desee. Este destino está siendo cada vez más solicitado dentro del turismo familiar, debido a las numerosas y fantásticas actividades que se pueden realizar en el entorno como karting sobre hielo, moto de nieve para conocer los alrededores e incluso paseos recreativos por los bosques nevados.

Esquiar en Grandvalira

Grandvalira es una de las pistas de esquís más conocidas dentro del país Andorrano, recibiendo cada año miles de turistas atraídos por sus buenas pistas y actividades lúdicas que se pueden realizar dentro la estación de esquí. Es considerada una de las pistas más grandes del sur de Europa, poniendo a disposición de los usuarios 210 km de recorridos, repartidos en un total de 128 ordenadas por grado de dificultad.

Numerosos servicios a disposición del cliente

La temporada de esquí en esta estación comienza en diciembre, culminando a finales de abril cuando se va produciendo el derretimiento progresivo de la nieve. Este proceso tardío favorece que los usuarios cuenten con una temporada bastante amplia para realizar los deportes de invierno, a diferencia de lo que ocurre en otras estaciones que se localizan dentro de la península ibérica. Cabe destacar que el complejo de Grandvalira cuenta con todos los servicios, encontrando hoteles, restaurantes y tiendas de alquiler de material, lo cual posibilita que el usuario no tenga que preocuparse por este aspecto.

Esquiar en Vallnord

La estación de esquí de Vallnord se trata de una de las instalaciones más complejas de la zona pirenaica, permitiendo con ello el disfrute de los esquiadores más especializados. Es necesario recordar que estas instalaciones surgen de la fusión de las estaciones de Pal Arinsal y Ordino Arcalís, consiguiendo crear con ello una de las mejores infraestructuras del sur de Europa.

Este destino es ideal para las personas más cualificadas en este deporte como para los viajes en familia, ya que cuentan con 16 pistas verdes, las cuales son consideradas las de menor dificultad y mayor seguridad para los usuarios, posibilitando que los descensos se realicen manteniendo controlados todos los factores de riesgo que puedan aparecer.

Balneario de Caldea, un lugar para la relajación

El balneario de Caldea se encuentra situado en las proximidades del río Valira, llamando la atención de todos los visitantes debido a su rompedor diseño y su gran torre principal de 80 metros de altura, algo que permite localizar con facilidad la construcción dentro de la ciudad. El balneario aprovecha las aguas termales de la zona, consiguiendo un máximo disfrute y relajación por parte del cliente.

Favorece el fortalecimiento de cuerpo y mente 

Los baños en este balneario permiten aprovechar todas las propiedades beneficiosas del agua de la zona, favoreciendo un aumento en el fortalecimiento del cuerpo y una mayor salud mental, gracias a la desconexión que se puede realizar durante el baño. Es importante destacar que cuentan con servicio de masajes, pudiendo completar la experiencia en todos los sentidos.