Un crucero por los Fiordos es una experiencia única, pero también es cierto que debes tener claro que es un destino donde no debes venir buscando playas, ni altas temperaturas, aunque sea verano.

Tampoco es un destino para ti, si lo que te interesa es visitar ciudades o monumentos. Por el contrario, si buscas la naturaleza y el paisaje desbordante, y la tranquilidad y relax en una navegación tranquila, estamos seguros que este es tu crucero ideal. Es un viaje hacia fuera, pero también hacia dentro. ¿Te atreves a venirte de crucero?

El crucero por los Fiordos está situado entre los más interesantes y solicitados por todos los cruceristas. Creemos que el motivo es obvio, posiblemente hay pocas experiencias que puedan sobrecoger más al viajero que el navegar tranquilo y silencioso entre los Fiordos. El paisaje es único, como el olor y el silencio que se respira.

Un destino con más de una ruta, en donde siempre encuentras paisajes nuevos, y sorpresas en las que no te habías fijado: desde saltos de agua, hasta el indescriptible sol de medianoche. La naturaleza en estado puro; la esencia y la belleza como nunca antes la habías visto. Todo esto sazonado por unos barcos donde se respira paz y donde los servicios son de lujo y de gran calidad.

Embarcarte en un crucero por los Fiordos es hacerlo por uno de los rincones más bellos y verdes de la tierra. Estampas que dejan al viajero sin aliento. Pero, además, en las estancias en los puertos, podrás conocer a sus gentes y sus costumbres, su gastronomía y también su cultura.

Posiblemente es uno de los cruceros desde el que harás más fotografías desde el barco: impresionantes y vertiginosos acantilados que recorren las colinas y las cornisas montañosas hasta desembocar en el mar, pero también las verdes praderas salpicadas con pintorescas casitas de los habitantes… La fusión de la montaña con el mar, con ese color tan particular que tiene el mar en el norte, te hace perderte en el tiempo y contemplar, contemplar…

Visitas imprescindibles

Por supuesto podrás visitar la famosa «Sirenita» de Copenhague o pasa un día de compras por sus calles más transitadas, siempre ordenadas y limpias, aunque sean las más comerciales. En ciudades como Stavanger conocerás la auténtica Noruega de los fiordos y antiguas costumbres como el arte de la construcción de los barcos. La bella ciudad de Bergen, con su singular muelle, te sorprenderá.

Pasarás, con total seguridad, por Sognefjord, el fiordo más estrecho, más profundo y más largo del mundo. Por su parte, Alesund despertará tu curiosidad con sus edificios que destacan por su arquitectura de estilo Art Noveau.

Encontrarás en un lateral del Sognefjord, el fiordo de Naeroyfjord, muy espectacular por la altura de sus acantilados y sus saltos de agua. En posible que, en temporada alta, haya una gran cantidad de barcos fondeados, pero es todo tan tranquilo y respetuoso con el medio ambiente, que nada parece molestar ni sacarte del estado de relax en el que te encuentras.

No debería faltar en un tu itinerario por Fiordos una parada en el de Geirangerfjord. Su imponente cascada de las 7 hermanas llama la atención desde cualquier punto de vista.

 

Datos de interés.

  • ¿Cuál es la mejor fecha para hacer el crucero por los Fiordos? Posiblemente habrá quien diga que cualquier época es buena, Pero, lo cierto es que, la temporada de los fiordos va desde mediados de mayo hasta finales de septiembre, siendo la temporada alta entre junio y agosto, ya que es la época con las temperaturas más altas. Ahora bien, recuerda que en las temporadas bajas también hay menos gente y las ofertas son mucho más interesantes, por lo que no deberías descartarlo. ¡Te abrigas un poquito más y listo!

 

En pareja, con familia o amigos e, incluso, para viajar solo, los Fiordos invitan a encontrarnos con la naturaleza, con la grandeza del entorno, con el silencio y las costumbres de las gentes tranquilas de norte. Un viaje que comienza y termina en uno mismo y que consigues traerte siempre a tu regreso.