Si no eres de los que va a seguir las maravillosas procesiones de los diferentes lugares de España, ni a realizar penitencia en la alimentación, te vamos a descubrir un lugar cercano donde poder desconectar y disfrutar de un buen hotel y un montón de actividades con las que disfrutar esta próxima Semana Santa. El ocio gastronómico de la isla y los excelentes complejos hoteleros son un atractivo para tu viaje, pero, además, vamos a tratar de descubrirte lugares que no puedes perderte.

No queremos dejar pasar la oportunidad para recordarte que la capital, Palma, es impresionante y debes visitarla. La catedral es una obra gótica increíble, pero no solo debes pararte aquí. Te recomendamos visitar el Castillo de Bellver, la Lonja de Mercaderes o el Museo de Mallorca, en donde aún se conservan restos de los baños árabes. El casco antiguo de la ciudad merece un mediodía de tapeo y si el tiempo lo permite, un paseo o aperitivo en la Platja de Palma es un comienzo estupendo.

La mejor forma de moverse por Mallorca es un coche de alquiler. Reservando con tiempo se consiguen unos precios muy económicos que te permitirán moverte a tu aire y a tu ritmo. Ya con tu coche, y con independencia de donde te alojes, ya que la isla cuenta con complejos extraordinarios en todas las zonas, hay lugares que no debes perderte. Estos son los imprescindibles.

  • Cabo Formentor

Es uno de los paisajes más espectaculares. En la península del mismo nombre, es un lugar único, y el más septentrional. Desde el Mirador del Colomer conseguirás una vista panorámica y la fotografía más típica del lugar. Trata de enmarca el famoso faro sobre los acantilados.

  • Monasterio de Lluc

Espiritualidad en estado puro desde finales del siglo XIII. Este monasterio se encuentra en la Sierra de Tramontana a unos 400 metros de altitud. Este conjunto religioso cuenta con una basílica, un museo y una hospedería. Sin embargo, es igual de espectacular su cuidado jardín botánico que no debes perderte.

  • Sóller

Una villa encantadora con el puerto a un paso y un tranvía que la atraviesa desde 1913. Te recomendamos el tren turístico que une la localidad con Palma, ya que te da una imagen única de la isla. Ya en esta localidad visita la Plaza de la Constitución y la Iglesia de San Bartolomé.

  • Sineu

Posiblemente es una de las villas más monumentales de Mallorca, y está situada en el centro geográfico de la isla. La iglesia parroquial, Santa María de Sineu merece una parada y su mercadillo, que se celebra los miércoles, te dará una amplia visión de la gran cantidad de productos típicos que ofrece la isla. ¡SI, hay cosas que están muy ricas y engordan, pero merece la pena!

  • Valldemossa

Vale la pena visitar este encantador pueblecito, aunque no tenga mar. Sus estrechas y empinadas calles adoquinadas están adornadas con macetas que te invitan a recorrer el trayecto con mucha calma. Tienes que visitar si vas a este pueblo la Real Cartuja de Jesús el Nazareno.

Pero si algo tiene la isla, además de postales increíbles, una gastronomía espectacular y unas gentes encantadoras, son unas playas y calas de ensueño. Las calas son lugares llenos de paz donde disfrutar de aguas cristalinas. Hay muchas y para todos los gustos. Entre las mas bonitas están, posiblemente, la cala de Deià, Mesquida, Ratjada y Figuera.

Estas son solo algunas de las muchas propuestas que podrás realizar si decides pasar esta Semana Santa en la isla, pero la isla ofrece tantos planes como visitantes. Planes para compartir o para vivir más en silencio. La isla tiene de todo y para todos los gustos.

Si quieres conseguir un precio económico en los mejores hoteles, con los mejores servicios y en unos vuelos desde cualquier punto con los mejores horarios, haza tu reserva cuanto antes y no te quedes sin plaza. ¡Mallorca merece la pena!