Cargando..

Estamos buscando los mejores resultados para la siguiente combinación:

Acomodación: Origen: Destino: Fecha salida:

Mostrando resultados con destino

Florencia,

7 noches

Acomodación: 2 Adultos Seleccionar fechas

Ofertas de viajes a Florencia

Info destino

Florencia

Florencia Si eres un amante del arte, Florencia es una visita imprescindible. Es una maravilla del Renacimiento, en la capital toscana hay huellas de personajes como Dante o Miguel Ángel. Los inviernos son fríos y lluviosos, sin llegar a los extremos de las ciudades del norte. Los meses de primavera son más largos y luminosos aunque es posible que llueva. La temperatura puede estar en torno a los 10-20 grados durante el día. La época más bonita de Florencia es desde finales de marzo hasta junio. El verano es bastante caluroso y al estar la ciudad en un valle la polución puede ser elevada. Esto influye en el precio de los hoteles, que es menor. Es una época ideal para cenar en una terraza de verano Los meses de septiembre y octubre son otra época dorada de la ciudad. Algunos dicen que el otoño es la mejor época de la Toscana. Los lugares más típicos de esta ciudad son la Piazza del Duomo, con la Catedral, el Battistero y el Campanile forman el centro religioso de la ciudad. La Piazza della Signoria, es el centro del poder civil y la zona más animada de la ciudad. Ponte Vecchio con sus casas y tiendas colgantes, el Ponte Vecchio es uno de los puentes más famosos del mundo.

Otros lugares que ver en Florencia son los Jardines de Boboli, recorrer este jardín es revivir la historia de los Médicis, familia que ocupó el Palazzo Pitti a mediados del siglo XVI. Y la Piazzale Michelangelo, uno de los mejores lugares para admirar Florencia en todo su esplendor. Su gastronomía está basada en platos tradicionales elaborados con productos de temporada: como aceite, verduras, embutido, quesos y pasta. Los sabores son naturales y se prescinde de salsas y guarniciones pesadas. Algunos platos típicos de la cocina florentina son el bistecca alla fiorentina (chuletón de ternera poco hecho), la trippa alla fiorentina (tripas de cordero con tomate), el cinghiale in umido (jabalí con tomate) y el pollo al mattone (pollo asado aplastado con un ladrillo Para finalizar la comida, nada mejor que tomar un exquisito cappuccino acompañado de un chupito de limoncello, uno de los licores italianos más conocidos. Si después de comer os apetece algo dulce y típico, podéis probar los cantucci, unos bizcochos con almendras que encontraréis en todas las pastelerías.