.................................................
Estamos buscando las mejores ofertas...

Marrakech

MARRAKECH, LA CARA MÁS AMABLE DE MARRUECOS.

Sin ser la capital marroquí, que está en Rabat, es sin duda la ciudad más amable y bonita de Marruecos. Se trata de una ciudad fascinante, única, donde tus sentidos se despiertan para poder conocerlo todo: el olor, el color y el sabor es diferente y continúan contigo incluso después de volver.

Cultura y diversión son dos de las premisas de nuestro viaje a Marrakech. Visitar ciudades próximas como Essaouira, Ouarzazate, visitar la Cascadas de Ouzoud, o comenzar por la misma ciudad antes de realizar un viaje hacia el Alto Atlas. Una experiencia muy personal, que te pone en contacto con la población local y sus costumbres más tradicionales.

Elegir un hotel en Marrakech es relativamente sencillo, ya que ofrece una gran cantidad de opciones y por lo general a muy buen precio. Hoteles increíbles con muy buen servicio. Tendrás que elegir entre una gran cadena o un Riad, alojamientos típicos marroquís, que podemos comparar con los bed and breakfast londinenses.

Para los que sigan considerando que viajar a Marrakech puede no ser seguro, les advertimos que es una ciudad muy segura y, que lo que nos la sensación de inseguridad, puede que sea que se trata de un país diferente al nuestro, con una arquitectura y costumbres propias, con sus laberintos y medinas que la hacen inabarcable. Sin embargo, el hecho de encontrarnos con tantos turistas en sus calles nos tiene que hacer creer en su seguridad. Podrás encontrar a gente pidiéndote en la calle o carteristas, pero no habrá nada más que eso. Las leyes locales son duras y no se la juegan.

Marrakech sigue siendo una ciudad económica. El vuelo y el hotel serán los principales gastos en este viaje, ya que la vida en la ciudad es bastante económica. Además, se regatea, pero sobre todo en los zocos, no es restaurantes. Es una ciudad donde se come genial. Platos típicos como el cuscús y los tajines, o las típicas ensaladas, todo ello muy influido por la gastronomía francesa.

Marrakech tiene una historia muy convulsa, con pocas épocas de paz, hasta la independencia de Marruecos en 1956. En el año 1911 se nombró a Rabat como capital del reino relegando Marrakech a un segundo plano, a pesar que los años la han convertido en una ciudad turística y muy comercial, posiblemente la más visitada de Marruecos.

La llegada a España de las compañías de bajo coste han situado la ciudad en el mapa turístico, haciéndola mucho más accesible, ya que la mayoría de estas compañías tienen rutas diarias desde sus principales puntos de salida. Moverse por el centro de Marrakech nos obliga a caminar. Sus calles estrechas y en ocasiones laberínticas permiten sólo el paso de motos y bicicletas. La gente es amable y tratará de ayudarte. Te recordamos que si coges un taxi es conveniente que recuerdes al conductor que ponga el taxímetro, algo que suele olvidársele con mucha frecuencia.

Lugares que visitar en Marrakech hay muchísimos, por lo que si nos son muchos días de viaje recomendamos elegir los más importantes: Plaza de Jamaa el Fna, el zoco, el Palacio de la Bahía o una mezquita tan interesante como la de Koutoubia, el Museo de Marrakech o las tumbas donde está enterrada la dinastía Saadi (tumbas saadies) son algunas de las opciones más frecuentes. Lo más probable es que no te sobre tiempo en tu viaje, ya que tomarte un té, visitar un hammam o un recorrido a camello son otras de las muchas opciones que te ofrece la ciudad.

Si es tu primera aproximación al continente africano, la ciudad te va a sorprender, pero seguro que en la misma medida que te apasionará. Los olores, los colores y la especial mirada de sus habitantes te hará disfrutar de una experiencia increíble que te hará volver en más de una ocasión. Estamos seguros.

Lascookiesnos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies tanto propias como de terceros. Mas información